Estrategias.

Para entender la Teoría del Desarrollo Integral
  • El enfoque sistémico inicial.
  • Cuantas formas de desarrollo.
  • Cual es el error paradigmático.
  • Conocimiento y desarrollo.
  • Conocimiento, recurso, ecología.
  Conocimiento y recurso.
 

El potencial de la vida y su evolución esta y ha estado presente en este entorno vital y generoso llamado biosfera; este entorno de existencia fue capaz de dar lugar a todos los  intentos exitosos de vidas específicas en evolución;  generacional y biodiversa, camino al desarrollo de lo que denominamos como conocimiento e inteligencia. Esta última alternativa y capacidad vital es una parte del complejo sistema de la creatividad natural para, en su su continua acción de evolucionar la vida, poder neutralizar la entropía. 

En ese su desarrollo evolutivo, el ser humano es dotado de una excelente herramienta para sus estrategias de supervivencia: la capacidad del conocimiento y sus grados de conciencia sobre el entorno vivo. Esta capacidad de raciocinio, creatividad y trascendencia, nos dota del medio con el cual podemos alcanzar a ser libres individualmente y al mismo tiempo adquirir una armonía social evolutiva consecuente. Esta posible dinámica dual de libertad y armonía social  esta conformada por  tres niveles de comprensión y consciencia humana en lo:

  • natural
  • social
  • cognitivo

La condición mental y cognitiva definirá el cómo actuamos y el que hacer frente a lo que hemos definido como recurso.

El recurso en su sentido natural, no es un objeto que se compra o se vende, no tiene un valor real de intercambio material y plusvalía. Si este denominado recurso se ha convertido en materia de evaluación, acumulación y especulación es debido a una interpretación errónea, reductora y controladora respecto a nuestro entorno natural: La economía.

La economía como institución legitimada, nos entrena y nos obliga a competir por los asuntos materiales y vivir en esa competencia por el saqueo de lo material, natural o instrumentalizado, durante toda la existencia de cada ser humano.

Se ha explicado que al menos existen las siguientes formas de actuar dentro de una sociedad conformada para ciertos fines bajo la:

  • Motivación y acción competitiva.
  • Motivación y acción cooperativa.
  • Motivación y acción trascendental.

En una sociedad jerárquica y de explotación humana, nos entrenan y nos someten bajo las reglas de la primera motivación,  nos entrenan diariamente a la conducta rapaz o de voracidad animal para ser premiados o castigados por los bienes o la miseria.

La motivación competitiva, aun a nivel intelectual arrastra siempre a la confrontación de poder y al uso creciente de sus medios para asegura un nivel de jerarquía establecido por el aparato de competencia, sea este legitimado o no.

- Conocimiento y desarrollo. 

 

La existencia de la biosfera y sus relaciones de mutualidad con el entorno físico existen "por si" no las hizo el ser humano, ni los animales.  Sus funciones sistémicas podrán ser alteradas, tomando en cuenta la biohistoria, la evolución de las especies y la aparición de una especie capaz de manipular los fenómenos físicos y biológicos sobre ella hasta lograr su depauperación, esto, debido a su interpretación reducida o egoísta sobre este entorno. En este caso, la intervención humana en función de esas interpretaciones y sus aplicaciones reducidas logradas, dará lugar a una condición diferente, traumática, enferma y conformada por sistemas de artificios con una especulación que les da mayor valor que la vida. Y debido a esto, se viven las consecuencias que de ello surjan en la demarcación especifica de territorialidad o espacio degradado o depauperado. El desarrollo del entorno artificial motivado por la especulación económica es un fenómeno enfermizo y destructivo sobre el desarrollo biohistórico a  largo plazo.

A lo largo de la evolución,  los seres humanos primitivos habían desarrollado una curiosidad cada vez más consciente sobre todo lo que significaba su entorno más inmediato, esta acción surgió probablemente en relación directa con un desarrollo cerebral más avanzado que el del resto de los animales mamíferos. Cerebro que además creció muy aceleradamente dentro de un corto periodo biohistórico de tiempo. 

Dentro de la forma básica de interpretar todas las formas de aplicación humana, se puede deducir que todo proceso de desarrollo interpretativo del ser humano, tiene como punto de referencia las ideas y la construcción de los objetos, como herramientas o símbolos y todas las relaciones humanas establecidas en torno a ellas. Relaciones humanas, que debido al elemento alterador de la creatividad técnica; la economía, se hacen cada vez más dependientes de los sistemas de carácter especializado y cerrado, conforman fines instrumentales específicos por sector y por especialidad para efectivizar ganancias. Estas formas de interpretación, convierten los recursos naturales en recursos "no terminados" en tanto que los procesos subsiguientes de producción artificial son caracterizados, como diferentes niveles de "refinamiento" y/o de alto nivel científico técnico. De allí, que la interpretación de lo que es trabajo o lo que es economía, se convierte en una definición de sepulcros blancos, no cognitiva, no humana, pero si  instrumentista: se da cierto valor a la producción humana, pero no a la producción de la biosfera o de la naturaleza en su condición de dar vida.

Es a partir del contraste en evaluar lo producido artificialmente, muy por encima de lo producido por la naturaleza en sus condiciones, biológicas y geológicas, que la interpretación del desarrollo humano, necesita ser legitimada.

  • Se legitima los objetivos conseguidos desde el objeto en su calidad de potencial alimento, utilidad y medio de relación social, dando lugar a la intensión humana de acumular y regular.
  • Se legitima el proceso continuo que permite hacer mas avanzadas herramientas, instrumentos, trabajo, organización y jerarquía en sistemas cada vez más complejos de carácter determinista:
  • Pero fundamentalmente se legitima la economía y todos sus mecanismos para efectivizar el egoísmo, la rapacidad y el saqueo de lo natural.
Formamos, Estados, ciudades y conglomerados físico energéticos de artificio (sistemas artificiales) sobre nuestro nicho natural. Todos esos conglomerados físicos son una "expresión cultural" del ser humano para organizarse en grupos o manadas. Llamamos "cultura" por el simple hecho de manifestarnos en forma organizada, metódica, pero también repetitiva y maquinalmente en torno a esos fines básicos y normativos.

Se supone que esos mecanismos muertos, irán a dar identidad, seguridad y básicamente desarrollo, hechos que son explicados por el sistema social hasta entonces legitimado.

Olvidado esta, desde luego el sentido común alcanzado por nuestra condición natural biología.

Al desear vernos por encima de las otras especies, vernos mas "evolucionados", acostumbramos a mostrar los progresos de nuestra infraestructura de artificios y a explicar nuestra realidad en forma mas fragmentada; hablamos entonces de acuerdo a teorías sociológicas, psicológicas, técnicas o económicas como explicaciones de nuestro carácter racional y civilizado.

Pero la vida no puede ser simplemente explicada mediante el desarrollo técnico, material o acumulativo del ser humano. El aspecto fundamental de la causa de vivir esta y debe de estar en el intento continuo por evolucionar, en la constante experiencia de entender nuevas condiciones trascendentales, en la constante consonancia o armonía con el Cosmos frente al Caos (o el de la energía de la vida frente a la entropía).

Incluso bajo las actuales definiciones sobre desarrollo, vemos, que evolucionar no es desarrollar, con frecuencia es todo lo contrario; significa depauperar.

 

- Conocimiento y ecología

El sentido de la evolución esta en realidad arraigado con aquel ser que enfrenta, lucha en circunstancias naturales, solidarias, normalmente difíciles, es confrontado a medios hostiles y hace esfuerzos que se salen de la caparazón estática, egoísta y protegida de cualquier estructura de desarrollo establecida, mecánica o normativa, que no tiene mucho que ver la dinámica de la vida.

Por lo anterior se puede señalar tres principios, como referencia a un ordenamiento de relación entre el desarrollo natural y el cultural:

  • El aspecto biohistórico de los pueblos fue y es más importante que los de carácter cultural- político. (Evolución frente a simple formación cultural.)
  • Aspectos étnicos, raciales y de hábitat geográfico, han sido hasta hoy muy influyentes en la conformación de los sistemas sociales. Cada institución social dominante, en una especie de imperialismo, impone su etnocentrismo sobre el resto, en un orden jerárquico peor que el animal: El ciudadano romano se consideraba el único descendiente civilizado, "con méritos divinos". La religión judía consideraba y considera los judíos como los únicos herederos del planeta. El anglosajón, durante su asentamiento sobre América y hoy también un conglomerado económico de carácter etnocéntrico dirigido por USA, legitima su derecho a juzgar y castigar, como cabeza hegemónica del sistema occidental, al resto del mundo. (64)
  • Toda nuestra acción y reacción en el medio en el que vivimos y desarrollamos nuestra diaria existencia esta motivada por la estrategia natural o cultural por sobrevivir y después no mucho más. Pero al mismo tiempo existe una potencial posibilidad de evolucionar, proceso más complejo, más consciente que normalmente tiene otros parámetros muy diferentes al fenómeno de acumular materialmente.

Todas las estructuras sociales de hoy, cuando hablamos del denominado "homo sapiens" son estructuras de enorme peso físico, bajo el sentido de continua acumulación material e instrumentada al crecimiento extensivo de lo material.

Las estructuras sociales que más acumulan, polarizando y desequilibrando todo nicho natural, en su gigantismo se ven así mismas y normalmente como sistemas avanzados o desarrollados. Allí se acostumbra definir los parámetros normativos para el resto de otras estructuras menos "desarrolladas". Términos como industrialización, democracia, libertad, Gobierno, Estado, trabajo, orden, propiedad y progreso son utilizados, al margen de sus contenidos esenciales, como el núcleo de la justificación de esas estructuras que en realidad son compulsivas y finalmente se hacen de carácter hegemónico.

El proceso de conformación jerárquica, de todas las estructuras sociales que hasta hoy han conformado la historia de la humanidad en sus expresiones de civilización, demuestra una similitud fundamental, cada cual ha tenido su nacimiento, auge, decadencia y caída en busca del mismo objetivo: la acumulación material. Un proceso que no parece haber despertado la suficiente curiosidad por saber a que se deben esos "repetido fracasos históricos" de sostenibilidad y de carácter psicológico social.

La respuesta más probable está, en que todo sistema tiende a ahogarse en su propia e innecesaria acumulación. Las especies vivas más vitales y resistentes son las que han sabido acrecentar sus vivencias en medios difíciles pero solidarios y no lo contrario. Esto podría dar una explicación más clara al teorema doctrinario de Cristo:

"Será más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que el rico llegue al reino de los cielos".

Es decir aquel que acumula, acumula cosas muertas, no vivencias, ni virtudes, ese individuo se carga de muerte y no de vida, ya que la tendencia pura de la vida y la evolución es un constante desafío a las fuerzas de la entropía.

La cosmología de lo conseguido dentro de lo que llamamos vida, puede ser observada como un proceso de evolución mediante el esfuerzo continuo, ya que, es más fácil dejarse llevar por la inercia, decaer y corromperse acumulando peso muerto, (Proceso de entropía) que enfrentar el continuo desafío de elevar la vivencia continua, "como una luz": esa que implica una dinámica constante de esfuerzo voluntario y consciente, nacido como fuente original del individuo pensante en busca de algo más, no expresado en moneda, ni bienes materiales.

Tampoco podrá existir contradicción, si decimos que las enormes placentas artificiales de concreto armado, hierro, cemento, asfalto, petróleo, gases, electricidad y energía atómica, funcionando bajo normas, leyes y reglamentación, en sus condiciones de protección artificial del sistema social moderno, devuelven al humano a su estado fetal: Encerrado en su placenta artificial el " humano" se somete a un lento pero definitivo retroceso, es una cosa viva encerrada en sus mecanismos. Allí ese ser humano es esclavo de un aparato más efectivo que el de la esclavitud abierta y declarada en los tiempos de Roma o antes.

Pero, es sobre todo la especulación en torno a los recursos junto el uso de la violencia directa, indirecta, estructural y organizada, convertida en estado normal de acción, el que degrada al ser humano que encerrado en los diferentes habitáculos de su sistema cerrado, pasa a ser algo parecido al animal de un zoológico, o el ente domestico de una granja automatizada. Un ser domesticado y alimentado en un completo mundo artificio.

El ente de las metrópolis de cualquier país se aliena a su mundo determinista, mecánico, normativo, reducido, utilitario, y bajo el sistema económico y a sus mecanismos alienantes, limita su mundo mental al dedicarse a su vida de artificios.

Se ha observado anteriormente que toda sociedad gobernada por alguien, justifica y legitima su existencia mediante la necesidad de cautelar los derechos y las obligaciones de sus miembros. Esto significa que sus miembros, no están maduros o no tienen aun desarrollado su sentido común y por ello necesitan de un poder, externo compulsivo y ajeno a la decisión individual y de libre albedrío para el cual somos educados.

Pero esta justificación de legitimidad no seria aceptada ni en una manada de monos, sin embargo, es así como las llamadas civilizaciones humanas han conformado hasta hoy diferentes estructuras sociales gobernadas y dirigidas a explotar los recursos naturales, que, para peor, en su conversión a materiales inertes o de conserva, son evaluados por encima de las existencias individuales (como facultad de consciencia, vida, y de dar vida) y por encima de la condición biológica en su constante necesidad de evolución.

-----------------------------------

Julio Alberto Rodríguez

2007-03-08

-----------------------------------