Investigaciones Estratégicas >>
     

 Doctrina de la supervivencia.

 -- Desde tiempos remotos, cuando las primeras religiones monoteístas formularon nuestra conducta cotidiana, esa, sometida a jerarquías e intercambio económico, nuestra conducta ha sido condicionada por quienes suponen disponer o legitimar su autoridad de jerarquías por orden divino o oportunista sobre el resto.

 -- Este malabarismo ideológico fue armado bajo el supuesto de que hay algun lugar espacial "divino" y superior, que impone normas, leyes, autoridades y decide sobre el modo de vida condicionada para el resto de la humanidad.

  • No es a la naturaleza humana a la que se debe culpar para imponer leyes, premios y castigos, y con ello justificar cualquier forma de autoridad, gobierno o medios de violencia estructurada: es a su error de interpretación convertido en rutina básica de "convivencia".
  • Se conformaron Métodos de violencia hipócrita que luego dieron lugar a la violencia organizada y directa. Esta es la forma traumática de haber interpretado la realidad.
  • Esa interpretación equivocada y primitiva dio lugar a la -meta-información, - con la que se gobierna a los de nuestra especie.
  • Quienes "gobiernan" no son liberadores, educadores o benefactores de las grandes mayorías, al contrario son normalmente parásitos, son simples esqueletos o cajas de control, ejecutores de rutinas, que siguen una tradición -maquinal- las que impiden al ser humano, pensar con libertad, en profundidad y lograr sabiduria.
  • Si todos lograramos un sentido comun suficiente y un determinado grado de conocimiento integral sobre nuestro entorno y nuestras respuestas interiores; no sería necesario ningun tipo de jefe, gobierno o de control para ser sometidos.
  • Los mayores traumas de la humanidad y los mayores crímenes de la humanidad provienen de la interpretación masiva y equivocada del cómo comportarse individual y colectivamente, en los respectivos "nichos económicos" artificialmente construidos.
  • En realidad, la supervivencia humana depende en su totalidad de; el correcto uso de los recursos naturales; su correcta distribución equitativa a todo ser vivo y el correcto comportamiento en armonía con la dinámica que permitio la vida y su evolución por miles de millones de años en este planeta llamado Tierra.
  • Y para lograr esa supervivencia evolutiva y sana, la naturaleza cosmológica nos ha dado una cualidad, el desarrollo de la -la inteligencia- justa  en su sentido común y su constante percepción innovadora sobre esa realidad natural, siempre más compleja que nosotros mismos.